Retratando a la Familia Friedman

Retratando a la Familia Friedman
Que Bonita Familia, Que Bonita Familia….

Por Pompín e Iglesias

Capturing the Friedmans
Pompín: ¿Qué posible relación pueden tener los momentos más felices de la infancia con uno de los actos más reprobables del ser humano? Andrew Jarecki encontró la respuesta al empezar a rodar un documental acerca de los payasos que trabajan en fiestas infantiles en el área de Nueva York. Lo que empezó como una simple entrevista, terminó convirtiéndose en un desgarrador caso, narrado a gran detalle en el documental “Retratando a la Familia Friedman” (Capturing Friedmans), ganadora del premio del gran jurado en Sundance el año pasado.

Iglesias: Arnold, Elaine,David,Seth y Jesse integran la disfuncional familia que da titulo a este documental nominado a los premios de la Academia de este año como mejor documental encontrando la derrota frente a a The Fog War, la cual no se ha podido ver de este lado. Dirigido por Andre Jarecki, ésta, su opera prima, es un desfile de recuerdos narrados por los propios integrantes de la familia acerca de un reprobable acontecimiento que viene a trastocar a esta familia aparentemente normal. Una cultura como la norteamericana, donde la paranoia es el pan nuestro de todos los días, no se podía quedar cruzada de brazos ante un caso tan desgarrador como lo es la pedofilia.

Pompín : Dentro del genero documental, se nos presenta el caso de esta familia disfuncional y como cambio su vida cuando tanto el padre como uno de los hijos son acusados de pedofilia. Sin embargo, es gracias al excelso manejo del escrutinio periodístico del realizador que se nos presentan ambos lados de la moneda, desde como una sociedad escandalizada sataniza y condena de manera prejuiciosa a dos personas sin siquiera realizar una investigación a fondo o con los mínimos requerimientos necesarios para un proceso legal justo, así como la perspectiva de los acusados y como su vida va cambiando poco a poco. La presencia de ambos lados es algo raro en los documentales recientes, representados por el manipulador Farenheit 9/11 o la divertidísima Super Size Me.

Iglesias: Así es… con una estética visual basada en las películas casera que nos remontan a la inocencia y a la complicidad familiar la cual se da en ese espacio al cual se le llama hogar, Retratando a la familia Friedman, más que un documental sobre la pedofilia, es una representación de las nuevas sociedades en donde las personas nos “desconectamos” y parecemos extraños en nuestra propia casa. Habla sobre la falta de comunicación, sobre el miedo a ser juzgado y la facilidad con la que nosotros juzgamos las acciones de los demás sin antes echar un vistazo a nosotros mismos. Más que un documental sobre abuso infantil, es una historial real sobre lo difícil de las relaciones humanas aún compartiendo la misma sangre.

Pompín: Mientras que en las cintas de ciencia ficción, terror o suspenso uno tiene la línea de seguridad de que todo es actuado, “Retratando a la Familia Friedman” carece de dicho seguro, ya que se nos muestra el lado más oscuro del alma. Las atrocidades que pueden cometer tanto los individuos como la sociedad misma y la facilidad con la cual se puede llegar a condenar a alguien por la simple satisfacción de limpiar una conciencia colectiva, sin considerar el impacto en los implicados. Con tintes Shakesperianos, esta cinta muestra momentos dramáticos, fuertes e intensos donde la traición, la desesperación y el sacrificio salen a la luz dándonos una narración impresionante.

Iglesias : Con un epílogo emotivo por lo que representa el desenlace de esta cadena de acusaciones, exposición en los medios, juicios interminables y el literal robo de la dignidad. la cinta cierra como inició: las imágenes de la infancia vuelven a abordar nuestra mente. La infancia, donde todo parecía enorme, sencillo y sin ninguna complicación. Donde no había dolor, y si lo había ahí estaba mamá y papá para aminorarlo. Los Friedman lo sabían bien solo que en el camino se les olvidó…

Lista de Cargos:

12: Premios internacionales ganados por este documental.
13: años que duró preso Jesse Friedman por los delitos de corrupción de menores.
15: Ocasiones en que la policía visito a uno de los niños para “convencerlo” (obligarlo, mejor dicho) de que testificara en contra de los Friedman… todo para poder incriminarlos.
1988: Año en que empezaron las acusaciones de pedofilia en contra de la familia en un pequeña ciudad de Estados Unidos llamada Great Neck.
0: Evidencias físicas tangibles que demostraran la culpabilidad de los incriminados.

Anuncios