Entre Copas

Entre Copas

Churros y Palomitas al Ron

 Por Barman y Looser

¿Nos la chupamos?

 Barman : Copa tras copa, botella tras botella…. y entre Muestras Internacionales de Cine, Festivales de Cortometrajes Universitarios y películas nominadas al Oscar (que, para variar, llegan décadas después de su estreno) es que podemos tener una variedad bastante agradable al paladar fílmico. Sin embargo, por razones de un orden superior, en esta ocasión nos enfocaremos en…

Loser : …pues que sirvan la siguiente ronda porque ya me piqué… ahh si, nos enfocaremos (siempre y cuando y estos alcoholes lo permitan) a esta joyita llamada Sideways que nuestros amigos traductores tuvieron a bien ponerle “Entre copas”, flamante ganadora del premio de la Academia del mejor Guión Adaptado (premio de consolación que siempre dan los ruquitos esos a la favorita de la crítica: Pulp Fiction, Sensatez y Sentimientos o Fargo por poner un ejemplo.

Barman : En Sideways (perdón que no use el título en español, pero prefiero el original) Alexander Payne nos muestra una crítica muy sabrosa de los usos y costumbres gringos. En vez de hacerlo con machete y motosierra (como David Lynch, que le encanta diseccionar dicha cultura) lo hace suavecito y con escalpelo. Se enfoca en lo que será la despedida de soltero de Jack (Thomas Hayden Church) y como él y su mejor amigo Miles (Paul Giamatti) deciden pasar la semana anterior a la boda.

Loser : La pareja de amigos se embarca a un viaje por las regiones vinícolas de California.el Miles de Giamatti (como siempre, soberbio) es un novelista fracasado, sin obras publicadas, divorciado y panzón con la autoestima tan baja que decide crearse una especie de alter ego experto en vinos, solamente para solapar su alcoholismo. En el trayecto conocerán a dos bellas mujeres, que se encargarán de darles unas cuantas leccioncitas.

Barman:Y es entonces cuando el espíritu de aventura de Jack y la irremediable infravaloración de Miles se confrontan, ya que uno quiere gozar de su última semana de soltero y el otro solo quiere llevársela tranquilo. Sueños, mentiras  y secretos se verán presentes, al mismo tiempo que varios momentos divertidísimos harán de ésta historia algo muy digerible y agradable.

Loser : Los diálogos más interesantes corren a cargo de la mesera de nombre Maya (mucho ojo con Virginia Madsen) al realizar una analogía entre las botellas de vino y la vida misma. El secreto de la vida está ante nuestros ojos, es tan evidente que ya hasta lo olvidé… Madsen merecía el Oscar tan sólo por esa secuencia…

Barman: Definitivamente es una película muy recomendable. Si quieren ver buenos diálogos, excelentes gags y un desarrollo de personaje muy certero, dejen el periódico en este mismo momento y vayan a verla. Aparte de distraerse un rato aprenderán bastante acerca de vinos, uvas, catar bebidas y demás, y de esta manera podrán impresionar a sus amigos en la siguiente reunión que tengan, quedando como todos unos conocedores.

Loser: Conocedor de su oficio es el director de origen griego, ya que anteriormente no había dado muestras de su arte con Election original y ácida teen movie donde exprimió al máximo a la ahora inexpresiva Reese Whiterspoon, así como también con las Confesiones del Sr. Schmidt, donde Jack Nicholson y Kathy Bates forman una de las mancuernas más memorables de los últimos tiempos. En ésta ocasión nuevamente el trabajo de los actores es excepcional teniendo como hilo conductor las relaciones humanas y los sentimientos genuinos. Definitivamente la propuesta fílmica de la semana

Grados de Alcohol:
2
: Actores contemplados originalmente para el personaje de Jack. El otro era George Clooney, pero el director penso que era demasiado famoso para el papel.
1: Un solo premio Oscar para esta joyita. Viene siendo la “Lost in translation” de este año.
1 538: Número de veces que tuvo que practicar sus tiros de golf el buen Paul Giamatti. Al final el tiro que se ve a cuadro lo hizo otra persona por que es muy mal golfista.
1961: Excelente año para el Cheval Blanc. Si van a tomarse un buen vino, esa el que debe ser.
5: meses que tuvimos que esperar para que se estrenara en México esta divertida comedia del “Maestro del Absurdo” Alexander Payne

Temporada de Patos

Temporada de Patos
Cuando los Patos le tiran a los Churros y las Escopetas

Por Moko y Rito

Temporada de Patos

Moko: Después de haber ganado una multitud de premios en el último Festival de cine de Guadalajara, haber pasado por la semana de la Crítica en Cannes con excelentes comentarios y haber llegado al Festival Internacional de Cine de Morelia que ya les relatamos en éste sección donde estuvo todo su elenco presente para la proyección, el estreno nacional es inminente. La opera prima de Fernando Eimbcke llega a las salas de cine y consigo una oleada de aire fresco para los cinéfilos que después de todo un verano (que no le deseo ni a mi peor enemigo) lleno de explosiones y ataques intergalácticos, viene a hacernos voltear hacia nuestras pantallas nacionales. El nombre de la causante de esto: Temporada de patos.

Rito: ¿Quién diría que el domingo más monótono podría convertirse en la película más relevante y con mejor propuesta del cine mexicano? Al menos desde “Bajo California, Al Límite del Tiempo” (del Dir. Carlos Bolado) no se había realizado una entrega tan bien realizada dentro (y también fuera) de nuestras fronteras.

Moko: ¡¿Pero como es posible que con menos de 1 millón de dólares (presupuesto irrisorio para muchas de las últimas películas mexicanas léase Matando Cabos) se pueda hacer una película que además de estar bien construida, bien dirigida y extraordinariamente actuada, sea divertidísima?

Rito: Simplemente, con mucho ingenio. El guión y la estructuración de Temporada de Patos es simplemente hermosa. A través de presentar un entorno cotidiano, donde dos amigos (El Moko y el Flama) deciden entretenerse con juegos de video, pizza y televisión, todo se desentraña. Y es cuando cosas tan sencillas como el cuadro colocado sobre la sala puede significar tanto como la ruptura familiar, la libertad personal o el despertar sexual que se da durante la pubertad.

Moko: La sutil manera en que Eimbke nos va sumergiendo en el ocio como principal detonador para el viaje interno y personal es digna de admirarse. Las situaciones son tan cotidianas con si no pasara nada en la nada. De cierta manera nos recuerda a la oscareada Lost in Translation, donde la Coppola nos presenta, al igual que Eimbcke, personajes sencillos dentro de una historia sencilla y donde en apariencia no pasa nada… solo en apariencia ya que una revolución de hormonas, frustraciones y deseos incomprendidos están por salir a flote…

Rito: Por otra parte, en el desarrollo de la historia no todo corre a cargo del Flama y el Moko. Una vecina entra a dar una dinámica muy divertida, así como el repartidor de pizzas, del cual se quieren aprovechar los muchachos. Entre estos cuatro personajes, tan comunes que no es nada difícil identificarse o identificarlos. Gracias a que la luz eléctrica se va, nuestros personajes encuentran su propia identidad y es entonces cuando salen los demonios internos, aunque también el lado más puro y sencillo del alma.

Moko: Además de llevarnos a una reflexión acerca de la frustración y la soledad, en esta cinta filmada en elegante blanco y negro, hay momentos de risa desternillante al observar las situaciones más simples como el servir unas “cocas”, preparar un pastel, dispararle a los platos de cerámica de tu mamá o ver como caen las gotas de agua del grifo. Después de ver esta cinta, hornear unos brownies nunca será igual…

Rito: Sin diálogos telenovelescos, sin besos gays, sin las nalgas del Gael en pantalla completa, sin tríos y lo mas importante, sin pretensiones, es que esta película de Fernando Eimbke se convierte (sin temor a equivocarme) en la mejor película mexicana del año… y entre las mejores de la década. Sin lugar a dudas de vista obligatoria para todos aquellos que les gustan las buenas historias.

Moko: Efectivamente mi Rito, estamos ante una nueva forma de hacer cine en México, con ideas frescas, actores nuevos (adiós a los bichires, las rojo y las talancón), y sobre todo honestidad y humildad, Temporada de patos se convierte en LA PELÍCULA… así con mayúsculas.

¡Al Agua Patos!

4: Actores de Gran Talento aparecidos en Escena
1: soundtrack mexicano digno de comprarse en original (Alejandro Rosso de Plastilina Mosh y la omnipresente Natalia Lafourcade)
1°: ¡Si!, ¡Primera Película hecha por todos los participantes! Desde el director hasta el jalacables. Y conste que es mil veces mejor que Zapata, Matando Cabos y otras infamias producidas recientemente.
$200.00: Cantidad con la que los pubertos subsistirán todo un domingo de X Box, pizzas y brownies.( Ya hubiera querido yo esa clase de domingos, a lo mucho un dulce y ai ta’)

$1 000 000: Monto aproximado en dólares de lo que costo la realización de la película. Como nota anexa, es lo mismo que costo la realización de una sola escena en “Matando Cabos”

11: Cantidad de segundos que harán la diferencia… ya verán porqué…